El auge de las máquinas a vapor durante el siglo XIX, provocaron un explosivo aumento de la demanda por carbón mineral, para alimentar la extensa red de ferrocarriles que se expandía por el país y a las embarcaciones que llegaban y salían desde nuestros puertos o que cruzaban el Estrecho de Magallanes.

En ese contexto, a mediados del siglo XIX se instalan en la región costera del golfo de Arauco renombrados empresarios mineros, quienes se encargarían de estudiar los yacimientos de la zona para su posterior explotación. Los nombres más destacados fueron los de Matías Cousiño, Jorge Rojas, Guillermo Délano y Federico Schwager, entre otros. Precisamente este último junto a su padre Frederick Schwager, compraron en 1850 la mina Punta Puchoco, que al año siguiente se fusiona con Delano y Cía.: Compañía de Carbón de Puchoco, la cual en 1859 compra terrenos en el sector denominado Maule.

Quince años más tarde, en 1874, Federico Schwager decide separarse de la compañía, comprando los terrenos de Maule, sector que se consolidaría luego de las inundaciones que afectaron a las minas de Puchoco y que paralizaron su producción. A partir de entonces, las minas ubicadas en el sector Maule fueron el gran sostén de la compañía, que se acrecentaría y consolidaría hasta comienzos del siglo XX, cuando en 1920 se paraliza la extracción de carbón en Maule y el lugar es destinado a convertirse en un sector de viviendas de empleados de mayor rango y para las actividades de carácter administrativo.

Gran parte de su valor patrimonial radica en que fue parte constituyente de la zona más importante de extracción del carbón en Chile, conformando junto con Puchoco un sistema integral que, a la vez, se relacionaba fuertemente con el mar, tanto por su emplazamiento geográfico como por la extracción del mineral desde las minas submarinas.

Arquitectónicamente, este sector fue concebido con un carácter de recinto, es decir, un área cerrada bajo el control de la compañía carbonífera, un tipo de asentamiento urbano característico de las industrias mineras a lo largo del país. Sus edificaciones comunitarias y el equipamiento urbano se transformaron en un aporte a la configuración de las ciudades y fueron la base para el diseño que hasta la década de 1970 entregara el Estado por todo el país.

Las viviendas de trabajadores administrativos se conservan en buen estado hasta el día de hoy. Estas son de albañilería, con envigado y cerchas de roble, teja marsellesa y chimenea de ladrillo a la vista

Este sector de Lota guarda la historia de una ciudad y una región que creció bajo su brazo y que sobrevive hoy como patrimonio identitario tanto de ellos como de todo el país.

 

REFERENCIA:

Decreto 532 (2013)

https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1058099&buscar=Sector+Maule+Schwager (link is external)

Memoria Chilena

http://www.memoriachilena.cl/602/w3-article-734.html (link is external)

Fuente: Página web del Consejo de Monumentos Nacionales.